miércoles, 16 de enero de 2013

Blanca y radiante

Está llegando, y no es una novia, ella es fría, húmeda y si a pesar de que cuando la vemos por primera vez casi la mayor parte de las personas caemos a sus pies por su fascino, les puedo asegurar que después de algunos días la podemos llegar a odiar, si es ella, la nieve! Tenia que llegar esta madrugada, asì lo habían pronosticado y mientras los chicos rogaban que asì fuera, ya que si nieva las escuelas están cerradas, yo por mi lado me resistía a la idea de que llegara todavía  y cuando mas pensaba en su arribo, mas venía a mi mente todo lo que ella trae, niños en casa todo el día, trabajo extra: palear, palear y palear, si la ropa tarda en secarse con los días fríos, los días de nieve la casa al interno se convierte en un infinito tendedero de ropa, sin contar que me agarraba con toda la leña a la intemperie, mi marido afuera por trabajo (y acá entro en pánico! porque donde está él en este momento, más al norte, está nevando, espero que llegue antes de que empiece a caer por acá, espero que llegue! :( ), y la lista podría seguir por unas cuantas lineas. Pero ella no llegó (todavía), se atrasó, según dicen, y su arribo esta previsto para la madrugada del viernes, no sé como será este año, espero que venga mas buena y piadosa que el año pasado, en este pueblo no nevaba hace 30 años y si lo había hecho era una especie de agua nieve que duraba un par de horas, en cambio en el 2012 cayó en pocas horas casi un metro de nieve, y Uds. me podrán decir que hay lugares donde cae muchísima mas cantidad, y es verdad, lo bueno de esos lugares es que están preparados a este tipo de situaciones, pero en un municipio (que en realidad eran varios, casi todos los que limitan con el nuestro) en donde no es habitual que nieve, la cosa se hizo dura, había una sola maquina para sacar la nieve de las calles, para no sé cuantos municipios, no había electricidad, ni agua, por lo tanto tampoco teníamos calefacción, porque en casa tenemos un "termo camino", vivimos en una zona de campo, lo que hizo que fuéramos casi los últimos (junto a algunos pocos vecinos) en ser de alguna manera ayudados por la protección civil, estuvimos aislados por una semana; providencialmente el día antes de que empezara a nevar habíamos hecho una gran compra en el supermercado, y pensar que esa tarde teníamos una fiaca de salir a hacer compras.
Como anécdotas podría contarles 1000, a pesar del feo momento que vivimos, mas por el miedo a estar aislados con los chicos, Santiago tenia apenas 2 meses, hubo momentos que nunca voy a poder olvidar, los chicos jugar en la nieve los primeros días, después se cansaron también ellos, las caritas mirándome derretir la nieve para lavarnos, los juegos de mesa y las cenas a la luz de las velas (esto es una de las cosas que recuerdo con mas emoción, sin tv, sin computadoras, ni Playstation, y cuidando las baterías de los celulares, ya que no las podíamos recargar por la falta de electricidad, asi que nada de juegos por ahí tampoco), el coraje que me daba mi media naranja cuando me veía que me estaba agarrando lo que por nuestras tierras se diría el cagazo, los talleres de arte inventados para hacerles pasar el tiempo a los chicos y que no percibieran ninguna preocupación, en fin, creo que estos momentos, feos unos, maravillosos otros, son los que te unen aun mas a tu familia.
Bueno, si tiene que venir que venga!, pero tranquila, de a poquito, en poca cantidad, que no rompa nada (todavía nos quedan cosas para arreglar del invierno pasado), y sobre todas las cosas que se vaya rápido,  no quiero ser maleducada, pero si te quiero ver voy a la montaña, capito?




Invierno 2012

11 comentarios:

  1. Sí, son momentos para estar en familia e inventar cosas, sacar antiguos juegos a pasear con la imaginación.
    Ya verás que será poco ¿?

    Un abrazo.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  2. La nieve es silenciosa, blanca. Todo se vuelve silencioso, no hay ruido. Entonces se escucha el corazón. El amor, la familia y juegos juntos. Qué bellas imágenes, qué palabras hermosas. La nieve está cayendo tambien aqui.. sin embargo, me trae un poco de melancolía.. un beso y un abrazo, dulce amiga mia.

    ResponderEliminar
  3. aaaah yo adoro la nieve...para mi en la ciudad tiene otro fascino! ;D
    pero bueno supongo que a los demas les rompe mucho las bol...!

    Supongo que estas bien al norte, porque por acá ni señales!
    espero que esta vez sea más tranqui y no tengan problemas! ;)

    besote

    ResponderEliminar
  4. Ahhh nosotros acá estamos en verano. Pero la nieve tiene su encanto, blanca e inmaculada
    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Es tal cual decis no? si uno la queire ver, va a la montaña! jeje pero vivir con la nieve día tras día no es nada fácil. Que llegue entonces, pero de a poquito y en cantidades manejables!

    ResponderEliminar
  6. Mi suegra que vivió su infancia en Mendoza cerca de la cordillera la odia! y cuando le digo que me encanta me cuenta este tipo de anécdotas... se ve que no es fácil convivir con ella! Suerte este invierno Romi!!!

    ResponderEliminar
  7. Vaya odisea ya me imagino.... esperemos que nieve pero poquito ejhhh sin pasarse jaja

    ResponderEliminar
  8. Qué razón tienes! es muy bonita, pero jo.. un poco! las ciudades que no están acostumbradas a ella, lo pasan fatal, al menos aquí, en Madrid, cuando viene descoloca todo!!
    Para disfrutarla vamos a la montaña! jeje!
    Un beso! espero que este año se porte mejor y solo os traiga momentos bonitos!

    ResponderEliminar
  9. La única manera que disfruto de la nieve es así: en fotos divinas como las tuyas!

    ResponderEliminar
  10. De verdad, que bonita se ve la nieta en las fotos, pero espero nunca estar en un lugar nevado porque no me gusta, prefiero el calor; acá el termómetro lleva a los 40 o un poco más y en estos días de "invierno" (apenas en enero) la temperatura bajó a 20 y titiritamos de frío, jaja nada que ver... espero que todos estén bien que la nieva ya pasará... ¡aaadiúuu!

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la nieve, tiene su encanto. A veces cansa un poco , pero es por unos meses nomas.
    Muy lindas las fotos!

    ResponderEliminar